No hay justo, ni aun uno;
no hay quien entienda,
no hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron,
no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno.
Sepulcro abierto es su garganta;
con su lengua engañan.
Veneno de víboras hay debajo de sus labios;
su boca está llena
de maldición y de amargura.
Sus pies se apresuran
para derramar sangre;
destrucción y miseria
hay en sus caminos;
y no conocieron camino de paz.
No hay temor de Dios
delante de sus ojos.

Pero sabemos que todo lo que la Ley dice, lo dice a los que están debajo de la Lay, para que toda boca se cierre y todo el mndo quede bajo el juicio de Dios,porque por las obras de la Ley
ningún ser humano será justificado delante de El,

ya que por medio de la Ley es el conocimiento del pecado.

Romanos 3:10-20